Follow me :)

domingo, 29 de diciembre de 2013

Como si no conociera esos rizos. Tan tuyos, alborotados, despeinados. Sólo tu puedes llevar así el pelo y conseguir que me guste.
 Maldito pecado. Que malos son los vicios. Cada vez que los ves recaes en ellos. 
Desde lejos te vi llegar. Tus andares, tu pelo, tu ropa, reconocible al segundo. 
Tocaba entrar en el juego de siempre. 
Hacía tanto tiempo que no te veía, que hasta yo admito que cuando te vi me alegré, quizás y sólo quizás por un momento creí echarte de menos.
 Mi mente lo único que pensaba era "Maldita niña, qué tendrá" sabía la respuesta, aunque nunca quise confesarla. 
Llegaste, me miraste, y sé de sobras que me buscabas como una loca con la mirada. A veces nuestras miradas chocaban, y tú, avergonzada quitabas la mirada rápidamente. 
Para que esperar más, me acerqué, ambos sabíamos que te morías de ganas de que lo hiciera. Lo típico, dos besos, cuánto tiempo, qué es de ti... Joder, como te echaba de menos. Poco a poco, terminamos solos, y mejor, nadie nos hacía falta.
 Tanto ella como yo sabíamos que no iba a acabar en sexo. -lástima o no- Las palabras fluyen y la conversación se nos apodera. 
Lo que aún no me explicó, es cómo no fui capaz de besarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario