Follow me :)

sábado, 5 de marzo de 2011

-No volveré a cometer un error.

¿Nunca os a pasado? , El levantarte llorando. A mí me a pasado, me paso el Viernes 4 de Marzo.
Todo sucedió así, yo estaba dormida, mi perro un west Highland, llamado Leo, se subió a mi cama, no me había dado cuenta el se tumbo a mi lado, se durmió, suspiraba tan fuerte que parecía estar llorando. Yo seguía durmiendo, pero lo oía ¿Cómo? Ni idea… El caso es que al oír recordé  una de las peores situaciones de mi vida.
Cada vez que le oía suspirar, pensaba que era mi antiguo perro, un pastor alemán llamado Black,  pensaba que era el y  estaba llorando, me recordó la última vez que lo vi, fue una despedida tan trágica, tan triste, que no me importaría volver al pasado a corregir ese error que cometí.
No os penséis que lo mate, ni nada de eso. Fue que mi perro vivía con nosotros en un chalet que ahora ya no tenemos, yo les dije a mis padres que cuando lo vendiéramos el chalet el perro se quedaría conmigo que jamás lo dejaría, lo jure, pero no lo cumplí. Se lo tuve que dar a un familiar, en la despedida llore mucho, no, muchísimo, una parte de mi ya no estaba conmigo, me resulto muy doloroso, llevaba toda una vida entera conmigo desde que nací, si, lo sé, todos los perros mueren, pero de viejos, o por enfermedades… Pero mi perro no murió por eso.
 Su muerte os la contare más tarde… Recuerdo la despedida, como si fuera ayer, yo estaba sentada en el  suelo al lado de una valla negra, mi perro lo estaban metiendo en una jaula, ladraba mucho, lloraba y aullaba, sabía que no quería irse, quería estar conmigo. Yo no pude mirar, lo único que podía hacer era llorar, en ese momento no quería estar con nadie, solo quería  estar yo sola, así fue los dos siguientes días y últimos que pase en aquella casa los pase ahí sentada para lo único que me quitaba era para comer y dormir.
Volvemos a lo otro, la muerte de él, llevaba ya 1 año sin verlo, otra promesa fallida, lo vería todas las semanas, pero no lo hice, no tenía yo la culpa, era que estaba muy lejos, estaba a casi 100 kilómetros, de donde yo vivo.  Yo le dije a mi padre que fuéramos a verlo así fue, fuimos a verlos después de un año sin verlo, me emocione mucho, lloraba de felicidad, pero cuando lo vi, fue como un golpe o un puñetazo en el estomago, había adelgazado, no comía, apenas se movía, pero cuando me vio se tiro hacia mí, me empezó a chupar, le di de comer. Ese día me lo tenía que haber llevado, no haberlo dejado ahí, pero tampoco lo hice…Esa fue la última vez que lo vi, me sentía engañada, como ‘’estafada’’, me dijeron que lo iban a cuidar y no lo hicieron. Después de dos meses recibí la peor noticia, había muerto. Yo sabía que mi perro no había muerto de viejo, había muerto de pena, de no comer, fue por mi culpa… Si no lo hubiera abandonado el hubiera estado vivo.
¿Qué quiero decir con esta parrafada?, Nada… simplemente que no cometáis el mismo error que yo hice.
PD: No e podido escanear ninguna foto de mi perro, pongo una de internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario