Follow me :)

lunes, 17 de marzo de 2014

Vuelves a mi, consciente del daño que me produces. Alardeas de lo bien que te va, mientras ardes. ¿Dónde esta tu sonrisa? la que perdiste entre los recuerdos. 
No me creo tu fantástica vida, pues es inexistente. 
Siempre tuviste ese don, el de la palabra. Con esas que me destruyes. Constrúyeme.
Déjame de buscar entre la multitud, pues estas enamorado y no de mi.

lunes, 24 de febrero de 2014


Quizás no era consciente, quizás ella seguía viviendo a base de impulsos o arrebatos, pero creo que siempre tuvo claro lo que era.
No te dejes pisar por nadie. Así fue. Fría, o esa sensación quiso transmitir.
Sucumbió a quien quiso. Rechazo a quien odió.
Nadie lo tendría fácil, y menos ahora, menos después de todo.

domingo, 19 de enero de 2014



Aquí no hay nada establecido, sólo mi mente y yo. Ella y yo no jugamos a dos bandas, por desgracia nos conocemos demasiado bien.
Me quiero despedir ya de enero. Mes de ausencia y desesperación, quizás para bien.
A veces caen lágrimas de estupidez. Por desgracia.
Querría saber que me depara este año. Algo mejor por favor.
No quiero nuevas personas en mi vida, las que tengo me bastan. Tampoco quiero más despedidas.
Como una leve decadencia. Poco a poco te hundes. No sabes cuanto, no sabes donde esta el fondo.
Me canso de suplicar a la vida, solo trae desgracias. Si ponemos la balanza se desequilibra. Algo va mal, y es mas que evidente.
Pudimos ser mucho y ahora no somos nada. Eso esta excesivamente claro.
Como un ladrón amateur, dejando huellas por todas partes. Algo así fue.
Nada tiene una explicación lógica. Es inexplicable.
Cuanto más pasan los días menos claras tengo las cosas.
Quizás es un problema de orden. Será que estoy desordenada. Sí, eso es. Mi desorden mental.  

domingo, 12 de enero de 2014

Esta noche fue como una mas. Chica nueva, sábanas nuevas. A cada una, una frase diferente "nena, a sido una buena noche, pero esto no es lo que busco", "íbamos borrachos, olvidémonos". No soy de los que dice "Te llamare".
 No soy digno de dar esperanzas, ya que yo perdí ya la esperanza. 
Demasiadas mujeres dejaron sellado su carmín en mis labios. 
Volver a casa me resulta difícil, y no es porque me sienta culpable o eche de menos a una de esas chicas. 
Es abrir la puerta con temor, chocarme con tu foto, y hundirme en la miseria. Habrán pasado 20 años de esa foto, y aún la quiero. Pero que cojones, a estas alturas de la tarde, a quien verdaderamente echo de menos es al whisky en mi mano. Beber hasta olvidarte y ser capaz de comenzar mi rutina. La de reemplazarte por otra mujer.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Como si no conociera esos rizos. Tan tuyos, alborotados, despeinados. Sólo tu puedes llevar así el pelo y conseguir que me guste.
 Maldito pecado. Que malos son los vicios. Cada vez que los ves recaes en ellos. 
Desde lejos te vi llegar. Tus andares, tu pelo, tu ropa, reconocible al segundo. 
Tocaba entrar en el juego de siempre. 
Hacía tanto tiempo que no te veía, que hasta yo admito que cuando te vi me alegré, quizás y sólo quizás por un momento creí echarte de menos.
 Mi mente lo único que pensaba era "Maldita niña, qué tendrá" sabía la respuesta, aunque nunca quise confesarla. 
Llegaste, me miraste, y sé de sobras que me buscabas como una loca con la mirada. A veces nuestras miradas chocaban, y tú, avergonzada quitabas la mirada rápidamente. 
Para que esperar más, me acerqué, ambos sabíamos que te morías de ganas de que lo hiciera. Lo típico, dos besos, cuánto tiempo, qué es de ti... Joder, como te echaba de menos. Poco a poco, terminamos solos, y mejor, nadie nos hacía falta.
 Tanto ella como yo sabíamos que no iba a acabar en sexo. -lástima o no- Las palabras fluyen y la conversación se nos apodera. 
Lo que aún no me explicó, es cómo no fui capaz de besarla.

jueves, 5 de diciembre de 2013


¿Qué hago? Cada día me hago esa pregunta.
¿Estoy acaso vengándome de la vida? 
¿Qué pasa aquí? Cada vez es todo más difícil, más absurdo, más tontería… Ya ni me explico. 
Habrán cambiado las cartas. Esta vez yo la mala. Tu el que vive feliz
Presa de tu huida. Aún recuerdo de que huyo. 
Podría pasarme la vida contando el tiempo. Tiempo que hace que cambie. Cambios a peor.  Convirtiéndome en lo que nunca quise. 
Como cual sirena se tratase, hundiéndose cada vez a más profundidad.
Qué será de ti  y de mí.  
Ya no me conformo ni con un destino. A veces dudo del presente.
Esperaría sentado todo el tiempo del mundo, pero para qué. 
Eres mi continua decepción. Eres el “y si esta vez…” pero nunca fue así. 
Siempre estuve ahí. Tu también estabas pero  para hundirme.
Mi problema fue creerte.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Suspirar. Digamos que eso es lo que me provocas. Suspiros largos, cortos, de mayor o menor intensidad, pero todos rozando el borde de la desesperación. 
¿Cuánto mas? Coge aire. No lo sueltes. 
Me convenceré de que esta vez todo cambiara. 
Ilusa. Quiero recordar cuando suspiraba de alegría por tus piques, o tus chantajes. Cuantas veces me indigne o eso quise demostrar. Ni las contare, infinitas al cubo. Hace tiempo que no suspiro indignada por tu culpa, y es eso a lo que me refiero, a que te echo de menos.

jueves, 17 de octubre de 2013

Digamos que esto es una despedida:


¿Cómo empezar algo que quieres terminar? La verdad es que no tengo aún una buena respuesta. 

Todo empieza cuando quieres apartar tu pasado del presente. Cuando quieres empezar de cero sin alguien.
Es difícil y la verdad es que mucha gente no comprende esta situación, tampoco necesito a nadie que se compadezca de mi, es mas ni quiero. 
Cuando llevas años arrastrando lo mismo sin obtener resultados, llega un punto en el que debes tomar una decisión y es parar. Cortar por lo insano. 
Desperdicie demasiadas lágrimas por alguien que quizás no se las merece. Dedique mucho tiempo por alguien que no daría mas de unos días de dedicación hacía mi. 
Calle tanto por el miedo a su rechazo. Ahora ya no, porque es algo que no debo hacer. No quiero decir que no fuera yo misma. 
No voy a esperar a alguien que no se lo merece. No voy a esperarte mientras tu disfrutas y yo sufro. No voy a malgastar mas mi tiempo y mucho menos por ti. 
Espero que esto te suene a despedida, porque estoy decidida a pasar página. Es ya hora de nuevas historias. 


He decidido parar. Es mejor no seguir más. Dejar de demostrar que voy a estar ahí siempre, porque ya no es así.
No fuiste capaz de comprender que hubiera hecho cualquier cosa por ti, te lo dije, y por mucho mas que te lo hubiera dicho habrías seguido igual.
Me he cansado de decirte lo que pienso, de dar todo por algo que no me llevara a ningún lado.
Desde mi perspectiva nadie es suficiente en comparación a mi, nadie haría lo que yo hubiera hecho, pero eso ya da igual.
Demuéstrame que no sólo fui yo, que fuimos ambos, que lo que me decias era cierto, y que nunca me volví loca.
Desde el silencio te he perdonado demasiado. Siempre me repetía que no lo hiciera, pero de nuevo pensaba que por una vez mas no importaría.
Hemos sido demasiado orgullosos, supongo. Ya no se que pensar.

Deleitar a una persona con una bonita sonrisa.



     

martes, 15 de octubre de 2013

A cada nueva historia, nuevos miedos. Empezar de cero a veces es lo más difícil, y aunque sea algo necesario, es duro. 
Nadie nos dijo que olvidar fuese tan sencillo como conocer a alguien. Nadie nos explico que un día alguien te hundiría y tu sólo tendrías que levantar cabeza. 
Esta secuencia de  la vida, yo, personalmente la llamaría  batalla con retirada. Sí, quizás sea extraño de comprender.
Querría pensar que lo de retirada sea cierto, es más, ojalá. Con retirada me refiero a conseguir olvidar. Ya sé que nunca se puede olvidar algo que existió, algo que ahí estuvo, y incluso hasta yo misma me negaría a olvidarme de todo aquello, pero a veces, no consigo asumir que ya no estas, y por eso preferiría olvidar.

Recuerda, cuanto más triste sea la canción más ganas tendras de escucharla.